Muere Michael Collins, astronauta del Apolo 11, a los 90 años

Michael Collins cuando tripuló la Apolo 11 en 1969 – NASA

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) –

El ex astronauta de la NASA Michael Collins, uno de los tres integrantes de la Apolo 11 con la que en 1969 el ser humano puso el pie en la Luna, falleció este 28 de abril a los 90 años de edad víctima de un cáncer.

Collins no llegó a la superficie lunar porque permaneció en órbita pilotando del Módulo de Mando y Servicio Columbia, mientras sus compañeros de misión, el ya fallecido Neil Armstrong y Edwin ‘Buzz’ Aldrin descendieron hasta el Mar de la Tranquilidad a bordo del módulo de descenso Águila. Collins tenía entonces 38 años.

“Lamentamos compartir que nuestro amado padre y abuelo falleció hoy, tras una valiente batalla contra el cáncer”, ha anunciado su familia, que señala que Collins “pasó sus últimos días en paz, con su familia a su lado”. Según el comunicado, al que ha tenido acceso Europa Press, Collins “siempre enfrentó los desafíos de la vida con gracia y humildad, y enfrentó este, su desafío final, de la misma manera”.

Su familia ha querido remarcar que la vida que llevó Collins le ha hecho ser una persona “afortunada” y destacan “su agudo ingenio, su tranquilo sentido de propósito y su sabia perspectiva, obtenida tanto al mirar hacia atrás a la Tierra desde la perspectiva del espacio como al contemplar las tranquilas aguas desde la cubierta de su barco de pesca”. Dado este “difícil” momento, su familia ha pedido privacidad y que se le recuerde “con cariño y alegría”.

“Hoy la nación perdió a un verdadero pionero y defensor de toda la vida de la exploración en el astronauta Michael Collins”, dijo en un comunicado el administrador interino de la NASA Steve Jurczyk. “Como piloto del módulo de comando del Apolo 11, algunos lo llamaron ‘el hombre más solitario de la historia’ ‘, mientras que sus colegas caminó sobre la Luna por primera vez, ayudó a nuestra nación a lograr un hito definitorio. También se distinguió en el Programa Gemini y como piloto de la Fuerza Aérea”.

Nacido el 31 de octubre de 1930 en Roma (Italia), Collins recibió numerosas condecoraciones y premios, incluida la Medalla Presidencial por la Libertad en 1969, el Trofeo Robert J. Collier, el Trofeo Conmemorativo Robert H. Goddard y el Trofeo Internacional Harmon.

Antes de unirse a la NASA, Collins se desempeñó como piloto de combate y piloto de pruebas experimentales en el Centro de Pruebas de Vuelo de la Fuerza Aérea, en la Base de la Fuerza Aérea Edwards, en California, de 1959 a 1963. Logró más de 4.200 horas de vuelo.

Nombrado astronauta de la NASA en 1963, sirvió como piloto en la misión Gemini 10 de 3 días, lanzada el 18 de julio de 1966, durante la cual estableció un récord mundial de altitud y se convirtió en el tercer caminante espacial de Estados Unidos, completando dos actividades extravehiculares.

Su segundo vuelo fue como piloto del módulo de comando de la histórica misión Apolo 11 en julio de 1969. Permaneció en órbita lunar mientras Neil Armstrong y Buzz Aldrin se convirtieron en los primeros hombres en caminar sobre la Luna.

Al dejar la NASA en enero de 1970, Collins se convirtió en Subsecretario de Estado de Asuntos Públicos. En abril de 1971, se unió a la Institución Smithsonian como Director del Museo Nacional del Aire y el Espacio, donde permaneció durante 7 años. Fue responsable de la planificación y construcción del nuevo edificio del museo, que abrió al público en julio de 1976, y en abril de 1978, se convirtió en subsecretario de la Institución Smithsonian.

En 1980, Collins se convirtió en vicepresidente de LTV Aerospace and Defense Company, dimitiendo en 1985 para iniciar su propia empresa. Es autor de ‘Carrying the Fire’ (1974), que describe su experiencia en el programa espacial. También escribió ‘Flying to the Moon and Other Strange Places’ (1976) y en 1988 ‘Liftoff: La historia de la aventura de América en el espacio’.

564631.1.260.149.20210428193618

Fuente: europapress.es

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS