Terapias alternativas: las curas mágicas que están de moda

Hay disciplinas que ofrecen caminos “alternativos” para reflexionar sobre ciertos aspectos de la vida. Algunos guías pueden orientarnos para saber si la persona que nos gusta “vibra” en la misma sintonía que nosotros o si las energías son favorables para animarnos y, por fin, cambiar de trabajo. Hasta ahí, nada nuevo bajo el sol. Desde siempre, los hombres y las mujeres han intentado encontrar las misteriosas razones de su existencia y de su destino. Sin embargo, el siglo XXI trajo una explosión de las terapias alternativas que ofrecen la promesa de curar cualquier tipo de enfermedad, en base al trabajo espiritual y al autoconocimiento. Desde el Health Coaching, que insiste en la la mirada holística para tratar trastornos como el estrés o la ansiedad, hasta la Biodecodificación o las Constelaciones Familiares, que van mucho más allá de las lógicas racionales y aseguran que se puede “viajar” a generaciones pasadas para encontrar el origen del un cáncer o una diabetes. A pesar de no tener ningún respaldo científico, estas opciones son cada vez más tentadoras para jóvenes y profesionales de las grandes ciudades. 

Parece una paradoja que, en tiempos de pandemia, los discursos anticientíficos estén más en boga que nunca. Sin embargo, mientras el mundo aprende a pasos acelerados sobre virología y métodos para desarrollar tratamientos o vacunas, un sector importante de la sociedad busca respuestas médicas a través de terapias alternativas. “Vibrar alto”, “tener buenas energías”, conectar con el “yo interior” y “soltar” parecen ser la receta mágica para paliar cualquier dificultad.

A nivel mediático, Ivana Nadal se convirtió en una especie de caricatura de estos mensajes. “Date amor y el Covid-19 no te toca, amigo, te lo prometo”, llegó a decir la modelo, que tiene casi 3 millones de seguidores en Instagram. Y, aunque sus detractores se esfuerzan en mostrarla como una voz aislada, estos discursos circulan con una fuerza inédita.

Cecilia López Silva se dedica a la Biodecodificación Consciente y Andrés Rovetto a las Constelaciones Familiares. Ambos reconocen que en el último tiempo crecieron las consultas (y los clientes, se podría decir). El fenómeno excede a la Argentina. En España, por ejemplo, se lanzó la Asociación Para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP), que publicó un informe alarmante. Según el estudio, muchas personas abandonan tratamientos convencionales con la esperanza de curas alternativas y se producen entre 1200 y 1400 muertes al año en el país vinculadas a la “medicina natural”. Sin embargo, tanto López Silva como Rovetto insisten en un punto: las suyas son terapias “complemetarias” y, subrayan, jamás recomiendan abandonar la atención tradicional.

Constelaciones Familiares y Biodecodificación

Las Constelaciones Familiares entienden que todas las personas traen información, patrones y estructuras heredadas de generaciones pasadas. “Es lo que traemos en el alma, la memoria que trasciende los recuerdos y que puede venir de un abuelo o bisabuelo que quizás no conociste. Ahí es donde aparece lo misterioso. Hay una herencia invisible”, cuenta Revotto. Las experiencias que cuentan quienes se constelaron suenan fantásticas. Hay quienes dicen haber descubierto un secreto familiar o encontrado el origen de su síntoma (sea físico, mental o emocional). El especialista es cauto a la hora de hablar de “curar” y prefiere hablar de “ordenar la información del alma”. De hecho, toma distancia de Ivana Nadal y reconoce que su mensaje puede ser riesgoso.

La Biodecodificación tiene diferentes ramas. En la que trabaja López Silva “una persona puede biodecodificar cualquier síntoma, desde un granito a un dolor físico o a la molestia que puede generar que un vecino haga ruido a la noche y no pueda dormir”, asegura y agrega: “No somos solo un cuerpo físico y, si nos enfermamos, lo primero que se enfermó es el espíritu. Lo que vamos a decodificar es qué mensaje me vino a dar esta enfermedad o situación”. Su postura es bien “nadalista”.

Una crítica frecuente a estas posiciones radica en que se “responsabiliza” a quien tiene la enfermedad, como si fuera culpable de haber nacido en determinada familia o lugar, causantes de su enfermedad. López Silva no esquiva el cuestionamiento: “El síntoma no es un castigo sino un mensajero. La enfermedad se manifiesta porque hay algo que lo permite desde el inconsciente. Por ejemplo, viene alguien con diabetes y tenemos que buscar arriba. Si algo sucede acá es porque arriba ya sucedió y uno es creador de su vida. Me pueden preguntar: ‘¿entonces yo me creé que mi padre me pegue?’ No digo que una persona lo desee, pero desde lo inconsciente hay una información que está actuando, que está vibrando”.

Terapias alternativas y efecto placebo

A pesar de la irracionalidad postulada, los consultantes de estas terapias suelen contar orgullosos los beneficios obtenidos. En el libro “Ingenuos: el engaño de las terapias alternativas”, en el que un grupo de investigadores estudió cómo trabajan diferentes disciplinas, concluyó que “el efecto placebo es el gran responsable de que, en algunas ocasiones, se crea que una determinada terapia alternativa ha funcionado. El agente responsable no es la terapia, sino el propio sujeto que, por medio de los cambios realizados en sus pensamientos ha modificado sus comportamientos y emociones. En la psicología clínica científica todo esto lo evaluamos y lo sometemos a prueba. En las terapias alternativas no. Por el contrario, alegan toda una serie de elementos esotéricos (energías universales, vidas pasadas, etcétera) para explicar los cambios que el propio paciente ha producido”, explican.

Este punto de vista puede observarse con más facilidad entre los “health coach”, quienes hablando de universo y energías invitan a los consultantes a pensar en la integridad de su salud, atendiendo tanto al cuerpo, como a la mente y el espíritu. “Sabemos que somos un todo, y por más de que comamos 100% orgánico y natural, si tenemos estrés o una relación tóxica, eso impactará en nuestra salud y bienestar”, describe Loli Alliati, referente de esta disciplina.

Mientras algunos ubican a las terapias alternativas en el plano de la fantasía y la irracionalidad, sus defensores insisten que la única evidencia es la experiencia personal.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Fuente: perfil.com

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS